Los rostros de la depresión se reflejarán estas Navidades en Donostia, a través de una campaña promovida por Agifes

La campaña ‘Tu relación más complicada’ de Agifes vuelve a salir a las calles donostiarras con el objetivo de sensibilizar sobre la depresión y fomentar la búsqueda de apoyos por parte de las personas que están en situación de sufrimiento psíquico. La asociación guipuzcoana de familiares y personas con problemas de salud mental inició hace un año una serie de acciones orientadas a llamar la atención sobre este problema de salud pública cuyos síntomas afectan en Euskadi al 9% de los hombres y al 17% de las mujeres. Las cifras asociadas al suicidio son también una de las razones que han impulsado a Agifes a desarrollar diversas acciones de concienciación, ya que cada dos días en Euskadi, cada 2,5 horas en España y cada 40 segundos a escala mundial una persona decide quitarse la vida.

Con el arranque de las Navidades, fechas especialmente delicadas para muchas personas, y hasta mediados de enero, donostiarras y visitantes se encontrarán en las marquesinas donostiarras y en las pantallas de los autobuses de la capital guipuzcoana dos retratos de la depresión: un joven frustrado ante su reflejo, que le muestra la dolorosa realidad que percibe; y una mujer de edad avanzada frente a su ‘yo’ sufriente. Precisamente, el eslogan de la campaña, ‘Tu relación más complicada’, hace referencia a la difícil convivencia de la persona afectada con su propia depresión y juega con la metáfora de una relación afectiva conflictiva.

Desde que Agifes iniciara sus acciones de sensibilización en torno a la depresión, son muchas las personas que han llamado a la asociación para pedir ayuda. Fruto de la necesidad detectada, Agifes ha decidido lanzar un nuevo programa, denominado ‘Hurbildu’, que pretende llegar a personas que están en situación de sufrimiento psíquico a través de trabajadores sociales de base, médicos de cabecera, técnicos de urgencias, enfermeros e incluso personal del Teléfono de la Esperanza, entre otros. La colaboración entre estos agentes sociales permitirá detectar casos de personas con posibles síntomas de depresión o de otro tipo de sufrimiento psíquico y que no cuentes con suficientes apoyos. Del mismo modo, el programa ofrecerá a partir de 2020 servicios de ayuda a personas con sintomatología depresiva como talleres, grupos de apoyo y atención psicológica individualizada.