Atención a familias: Itinerario en Agifes

En Agifes entendemos que la familia es un pilar fundamental en el proceso de recuperación de los problemas de salud mental. Por ello, ofrecemos una atención integral tanto a familiares, de forma individual, como a la familia en su conjunto para apoyar a cada uno de sus integrantes y mejorar la convivencia y la calidad de vida de todas y todos.
 
  1. ACOGIDA, INFORMACIÓN Y ORIENTACIÓN: Las y los familiares que se acercan a la asociación por primera vez reciben la información y orientación que necesitan en ese momento.
  2. ATENCIÓN SOCIAL: Apoyo y acompañamiento en cuestiones relacionadas con ayudas sociales, económicas, trámites, etc.
  3. TALLERES FORMATIVOS: Ofrecemos el taller psicoeducativo 'Acércate a los problemas de salud mental'. Se trata de una formación introductoria de cinco horas de duración.
  4. ATENCIÓN PSICOLÓGICA (INVIDIVUAL Y GRUPAL): Realizamos sesiones individuales y familiares, y contamos actualmente con nueve grupos de apoyo a familiares en Gipuzkoa.
  5. SERVICIO JURÍDICO: En este servicio ofrecido por Fedeafes se aporta información especializada sobre aspectos jurídicos que inciden en los problemas de salud mental.
 
Claves del proceso de recuperación de la salud mental
 
Iker Arrizabalaga, coordinador del programa de familias de Agifes, impartió el 8 de junio en Azpeitia una charla sobre el papel de la familia en el proceso de recuperación de los problemas de salud mental.
Arrizabalaga describió la recuperación como un proceso "muy personal y único que supone el desarrollo de un nuevo significado y propósito en la vida más allá de los efectos negativos del problema de salud mental".
 
 
Pilares
Algunas de las claves son mantener la esperanza y una visión positiva del futuro. También es importante establecer una identidad positiva, construir una vida con sentido y asumir la responsabilidad y el control de nuestra vida.
 
«La recuperación es un proceso de búsqueda de un nuevo significado y propósito en la vida, más allá de los efectos negativos del problema de salud mental»
 

PAUTAS PARA FAMILIARES

Consecuencias de la aparición de problemas de salud mental en la familia
 
Cuando emergen los problemas de salud mental, habitualmente, surgen sentimientos de impotencia, culpa, rabia, tristeza, vergüenza o miedo en los familiares, así como un aumento de la ansiedad y la confusión. A menudo las relaciones familiares se deterioran, y ello repercute en la salud mental de la familia.
 
En circunstancias así, es necesario aceptar el problema y pedir ayuda.
 

ACTITUDES A EVITAR

Esconder el problema.
Prejuzgar a la persona (estigma familiar).
Culpabilizarla y criticarla.
Transmitir limitación sobre su futuro. ("Nunca vas a...")
Sobreprotegerle.
Actitudes hostiles ("Eres un vago...").
Dramatizar a la hora de hablar sobre los problemas de salud mental.
Pensar que la medicación es la única solución.
Pensar que el problema lo tiene solo el miembro referido.
Infantilizar a la persona, no tratarle como a un adulto.
Deslegitimizar sus argumentos.
Atribuirle intencionalidad sobre su situación.
 

ACTITUDES POSITIVAS

Escucharle sin darle consejos, soluciones y/o preguntarle insistentemente.
Tratar el problema con la mayor naturalidad posible.
Fomentar que cada miembro de la familia exprese lo que piensa y siente sobre el problema.
Respetar sus decisiones aunque no estemos de acuerdo.
Explicitar las normas de convivencia y consecuencias de no cumplirlas.
Fomentar la autonomía y el proyecto de vida de la persona.
Ante situaciones de crisis, ser flexible y tener claros los límites.
Mantener o fomentar relaciones fuera del entorno familiar.
Cuidarse a uno/a mismo/a. Cultivar aficiones y gustos.
 
 
 

 

En la charla de Azpeitia, Espe González compartió la experiencia con su hijo. “La convivencia era tremenda; había muchos conflictos, agresividad, mentiras…”. Llegó un momento en que no sabían estar con él en casa y tuvieron que buscarle un lugar para vivir fuera, para seguir apoyándole pero manteniendo la distancia necesaria. Reconoce que en algunos momentos tuvo ganas de morir, pero el trabajo de aprendizaje y crecimiento realizado durante estos años le ha permitido gestionar su situación desde otra posición: “tienes que poner límites por supervivencia”. “Tenemos que cuidarnos para poder cuidar; estar lo mejor posible para poder ayudar”, añadió.
 
 

 
Diana Subijana es madre una joven de 18 años con diagnóstico de depresión grave con trastorno psicótico y ansiedad. “Soy afortunada de tener una muy buena relación con ella y de que haya aceptado los tratamientos que se le han dado hasta ahora”, admite. No obstante, reconoce haberse encontrado con situaciones muy complicadas, como el tener que aceptar que un día podía llegar a casa y encontrársela muerta. “Lo más difícil para mí ha sido quitarme la capa de Superwoman, la idea de que podía con todo”, asegura. Agifes ha supuesto para ella “una ayuda tremenda”, porque “tu entorno no puede entenderte”.