«Karabelekoko erabiltzaileen laneratzea bultzatu nahi dugu»

Hace casi un año que Karabeleko inició su andadura. ¿Qué balance haces de estos primeros meses?

Efectivamente, Karabeleko se fundó en abril de 2014, aunque empezamos a darle forma al proyecto unos meses antes, en enero. El balance ha sido muy positivo en todos los aspectos; la verdad es que no nos imaginábamos que iba a funcionar tan bien. Esta asociación, que hemos puesto en marcha entre tres entidades, Kimu Bat, Blasenea y Agifes, se ha convertido en un proyecto muy bonito y completo, ya que aúna agricultura ecológica, experimentación hortícola y rehabilitación psicosocial. La combinación de estos ingredientes ha permitido que muchas personas se interesen por Karabeleko, tanto agentes del sector como cocineros de primer nivel e incluso medios de comunicación.
 
Desafortunadamente, las inundaciones causadas por el último temporal han afectado a la finca, y actualmente, nos estamos dedicando a la limpieza y puesta en marcha de la misma. El objetivo es retomar la
actividad cuanto antes.

Uno de los pilares del proyecto es la rehabilitación psicosocial. ¿Cómo se trabaja este objetivo?

En este caso, se trata de un recurso al que todas las personas asisten de manera voluntaria. La rehabilitación psicosocial se trabaja desde el modelo de atención centrado en la calidad de vida y cuyo pilar fundamental es cada persona. Esto supone que los planes de rehabilitación son individuales. Se realizan actividades grupales en las que se trabajan aspectos como los hábitos de vida saludables, las relaciones interpersonales, la cocina, la aceptación y asunción de normas, etc. Por otro lado, con cada usuario trabajamos otra serie de objetivos de recuperación de capacidades, para lo que cuentan con tutorías programadas con la monitora y seguimiento continuo por parte del equipo de psicólogos.

¿Qué actividades realizan?

Taller de cocina, recetario, blog, asambleas semanales, salidas a la comunidad, formación específica sobre variedades hortícolas y participación en las actividades de la huerta, en la preparación de cestas semanales y en las visitas guiadas, entre otras actividades. 

¿Qué requisitos se necesitan para participar en las labores de la finca?

El único requisito que deben cumplir es que estén siendo atendidas en un centro de salud mental y que asistan a una entrevista de valoración con la directora técnica del programa. Todos participan de manera voluntaria, pero comprometida con el proyecto. Actualmente, acuden diariamente a la finca una media de 13 personas, y el total de inscritos asciende a 35 personas.

¿Cómo valoras la experiencia que están teniendo los usuarios que se han sumado al proyecto?

La experiencia está siendo muy positiva. Hay personas que están acudiendo de manera regular a la finca, cuando hasta ahora no habían podido lograr una constancia en otros recursos de rehabilitación psicosocial. El hecho de que la actividad se realice al aire libre y de que ellos puedan comprobar a diario la utilidad de su trabajo hace que se sientan motivados. La coordinación que realizamos con los centros de salud mental nos demuestra que se están registrando casos de avances importantes en los procesos de rehabilitación. Asimismo, estamos recibiendo solicitudes de otros recursos de Gipuzkoa para derivarnos más usuarios, lo que denota el éxito del programa. 

¿Qué otros colectivos participan?

En estos momentos contamos con un grupo de personas reclusas en Martutene, que vienen de la mano de Iresgi, el instituto vasco de inserción social y victimología. Siempre estamos abiertos a colaborar con otros colectivos en riesgo de exclusión, y es factible la apertura de la finca a más personas.

¿Este recurso permite la inserción laboral de personas en riesgo de exclusión?

Efectivamente, estamos favoreciendo la rehabilitación y formación de una treintena de personas, lo cual contribuye, en función de cada caso, a su preparación para el mundo laboral. Precisamente, este año nuestro objetivo es ofrecer puestos de trabajo normalizado a personas de nuestro colectivo que puedan asumirlo. No sería la primera vez, ya que el año pasado contamos con dos trabajadores más a tiempo parcial en temporada alta. 

La sensibilización social en torno a los problemas de salud mental es otro de los objetivos marcados en Karabeleko.

Así es, y con la visitas guiadas que organizamos sobre todo para escolares, que poco a poco van aumentando, estamos consiguiendo dar una mayor visibilidad al colectivo con el fin de superar barreras y prejuicios. 

¿A fin de avanzar en el desarrollo del proyecto, qué retos destacarías?

Tenemos muchas áreas sobre las que queremos trabajar en los próximos años, pero lo que sí me gustaría recalcar es que necesitamos un mayor compromiso por parte de las instituciones para avanzar en el proyecto. Somos conscientes de que ofrecemos un servicio de gran utilidad social, que queremos seguir ampliando, y para ello es fundamental el apoyo institucional.
 

«Estamos rehabilitando la finca para retomar el reparto de cestas en varias semanas»

El grupo de consumo es uno de los pilares de Karabeleko. Nos obstante, las inundaciones han obligado a detener la actividad en la finca. 

El tiempo nos ha jugado una mala pasada, pero poco a poco, y con la colaboración de voluntarios, estamos adecentando las instalaciones y el terreno. Esperamos ponernos de nuevo en marcha con el reparto de cestas en unas semanas. 

Al margen de las adversidades, ¿qué tal está funcionando el grupo?

Hasta la fecha, contamos con 80 cestas semanales, y para este año nos hemos marcado el objetivo de llegar a repartir 110. Teniendo en cuenta que en julio de 2014 comenzamos con una treintena de cestas, considero que la gente se está animando por el boca a boca y por los beneficios que se obtienen. Por ello, me gustaría aprovechar estas líneas para animar a los socios de Agifes a sumarse a la iniciativa, porque, además de apostar por un consumo más saludable, colaboramos con nuestro colectivo. Y es que, a medida en que el proyecto crezca, será más factible incrementar las plazas y los recursos para estas personas.

Además de las cestas y los beneficios que reportan, ¿qué otras ventajas ofrece el grupo de consumo?

Organizamos encuentros de intercambio de opiniones para identificar las áreas de mejora, y en 2015 impartiremos talleres para los miembros del grupo de consumo. Serán sesiones de formación relacionadas con la propia actividad como, por ejemplo, cocinar los productos de la huerta, la siembra, el plantel en casa, etc. 
 

“Sukaldariek Karabelekorekiko interes handia dute”

Urtebete baino gutxiago darama martxan eta, jada, harrera bikaina izan du Karabelekok gizartean eta nekazaritzasektorean. Izan ere, “berrikuntza sozial handiko proiektua da, eta gizarte osoaren interesekin bat datozen helburuak ditu”, azpimarratu du Iker Goikoetxeak, Karabelekoren kudeatzaile eta Kimu Bateko teknikariak. Arrakasta horren adierazle da iaz jasotako Biodibertsitatearen IV. Barraskilo Saria. “Ekonekazaritzaren arloan egiten dugun entsegu-lana aitortzeaz gain, proiektuak barne hartzen dituen beste alderdiengatik ere saritu gaituztelakoan gaude; izan ere, hiru sentsibilitate ezberdin batzen dituen elkartea gara, gizarte-kutsua eta irabazi-asmorik eza oinarri dituena”, gaineratu du Ikerrek.

 
Karabelekok esperimentazio lan aurrendaria egiten du kantauriar eremuan, eta horrek eragile anitzen interesa piztu du. “Gehien harritu gaituena sukaldariek azaldu duten jakin-mina da. Profesional ugari hurbildu dira, dagoeneko, proiektua ezagutu eta harreman komertziala bilatzera”, jakinarazi du etxaldearen kudeatzaileak. “Ostalaritzaren sektorearekin elkarlana burutzeko asmoa dugu, bertako eta kalitatezko produktuak erabiltzeko gero eta interes gehiago dutela egiaztatzen ari baikara. Horrela, gainera, produktu berrien ezaugarri organoleptikoak eta sukaldaritzako aplikazioak sakonago ezagutzeko aukera izango dugu. Horrez gain, barietate berriek kontsumitzaileen artean zer nolako harrera duten ikusi ahal izango dugu, eta, pixkanaka, ekoizpena eskaerari erantzuteko moldatzen joan”, adierazi du Ikerrek. Merkatuan barazki berriekiko interesa hedatzen doan heinean, halaber, “nekazariak ere animatuko dira ekoizpena zabaltzera”.

Karabeleko Lagunak

Proiektuari babesa emateko, Karabeleko Lagunak egitasmoa jarri berri dugu martxan, kolaboratzeko hainbat modu proposatzeko. “Euren denbora edo jakintza eskaini nahi digutenei, diru-ekarpen txikia egin eta etxaldeko dinamiketan parte hartu nahi dutenei, edota babesle bilakatu nahi diren enpresa zein entitateei, elkarte honen kide izateko aukera anitz planteatzen dizkiegu”, azaldu du Ikerrek.Bidea hasi berri dugu, eta oraindik urrats asko emateko gogoz gaude, proiektua aberastuko duten ideia mordoa gauzatu ahal izateko. Norabide horretan, asko estimatzen dugu guztion laguntza eta elkartasuna.